Spanish English French German

La Fundación - Áreas de Trabajo - Control y Vigilancia

La fundación - areas de trabajo - Control y Vigilancia

Control y Vigilancia

Debido a su posición geográfica y a su constitución geológica, Malpelo constituye un lugar excepcional para la agregación de especies de una gran variedad de fauna marina y especies asociadas a estos ecosistemas, los cuales ven en esta isla como un lugar ideal en el cual pueden vivir o realizar alguna de las funciones vitales como son: reproducción, alimentación, crecimiento, lugar de descanso, refugio, etc.

Malpelo hace parte del corredor marino junto a islas como: Galápagos (Ecuador), Gorgona (Colombia), Cocos (Panamá) y Coiba (Costa Rica), lo cual hace que podamos compartir especies de alto valor ecológico, investigativo, económico y ecoturístico.

Estas son unas de las razones por las cuales se deben realizar muchos esfuerzos para proteger esta zona de nuestro país, además cabe mencionar que gracias a la gran cantidad de organismos vivientes de esta isla hacen que sea considerado como uno de los 10 mejores lugares en el mundo para realizar buceo recreativo, menciones dadas por Plongeurs International en junio de 2003; Plongee Magazine en agosto de 2004; Buceadores en junio de 2004 y SkinDiver en 2004.

Así mismo la UNESCO, en junio del año 2006 lo nombró Patrimonio Natural de la Humanidad.

Existen dos amenazas muy serias relacionadas con la pesca, para lo cual ha sido necesario crear un esquema de Control y Vigilancia, en el que intervienen instituciones en un convenio cuatripartito: Conservacion Internacional Colombia, Fundacion Malpelo Y Otros Ecosistemas Marinos, Parque Nacionales Naturales de Colombia y La Armada Nacional. Dichas acciones de pesca son:

Pesca incontrolada en la zona de influencia del Santuario, que está afectando los stocks de especies de gran valor económico, al reducir las poblaciones de especies objeto de pesca como tiburones, atunes y otras especies pelágicas, en algunos casos consideradas en riesgo de extinción global y de especial importancia para la seguridad alimentaria regional y mundial. Esto supone la imposibilidad futura de poder efectuar una pesca sostenible y responsable y una adecuada y justa distribución de beneficios. Especies de tiburones de especial importancia global, hacen parte de esta captura, sin que se tengan estadísticas claras, ni se esté dando un adecuado manejo a las pesquerías.

Pesca ilegal en el área del Santuario que como en el caso anterior reduce las posibilidades de un aprovechamiento responsable, pero de forma más dramática pues además de la reducción de poblaciones, implica a los ecosistemas más sensibles y a fases críticas del ciclo de vida de las especies. Periódicamente son avistados y en algunos casos retenidas, embarcaciones de bandera extranjera y nacional que realizan faenas de pesca dentro del área protegida, medidas poco eficaces por su falta de oportunidad y rigurosidad.

Para el ejercicio de la función de control y vigilancia la Fundación consiguió donaciones internacionales para poner en marcha dos embarcaciones cedidas a la a la Armada Nacional para proteger el área: ARC Calima y el ARC Sula.

Ambas embarcaciones tienen el deber por dirección Presidencial de permanecer en el área haciendo control y vigilancia 20 días mensuales. En la isla existe un puesto destacado en el que viven 6 infantes y 2 funcionarios de Parques Nacionales. Estas personas permanecen en la isla periodo de un mes hasta que gracias a los buques se organian los relevos y cambios de guardia. En sus travesías ofrecen apoyo a los viajes de los funcionarios de Parque Nacionales y gracias a los Convenios, la Fundacion ayuda con suministro de viveres, materiales, mantenimiento…etc.

Plan de Emergencias Operativas del SSFF Malpelo (Enlace a PDF)